PUTXA

PUTXA – Jose Antonio Puchades. Zero en Conducta.

¿Qué hace un clown? Vivir. Lo que hace es vivir. Es aceptar lo que le pasa y vivirlo.

Al final, todos los actores tienen un punto de clown. Nymio en concreto es un clown, porque es particular: él expresa su alma a partir de sus manos. Se esconde detrás de sus manos y a la vez se expone. Lo que está diciendo es algo muy profundo de esta persona en concreto, de este personaje. Dicen que las manos son un reflejo del alma, y en este caso es más obvio, porque utilizo las manos para exponer el alma de este personaje.

El clown sí que vive las tristezas, lo único que no hace es transmitirlas porque no tiene esa pretensión. El público sí que las capta. Por eso muchas veces podemos ver un espectáculo de clown y acabar llorando.

Llorar no quiere decir recoger tristeza. A veces reímos con la más absoluta de las tristezas, a veces lloramos con la más absoluta de las alegrías.

Los milagros creo que dependen más de la persona que mira que del que lo hace. Pero realmente no creo que hagamos milagros con nuestras manos.

Yo, más que clown, soy mimo, y es la premisa básica del mimo: hacer visible lo invisible. Cada uno tiene su personalidad y hay cosas invisibles que vemos unos y que no vemos otros. Cuesta un poquito de trabajo decir: mira, esto lo he visto, ¿lo compartimos?

Si sale de ti y sale realmente del corazón, es real. Es, cuando estás haciendo un gesto que te está dando alguna idea, decir: bueno, esto soy yo.

Una de las funciones de mi trabajo no es solucionar el mundo absolutamente, pero sí que es ser el anfitrion de un momento en el que reunimos gente y vamos a reírnos un poco de la vida o vamos a ver un poquito la esencia que yo he visto en aquel momento y vamos a compartirla.